El otoño en la Sierra es difícil de describir con palabras, hay que vivirlo…
Está la tierra mojada 
por las gotas del rocío, 
y la alameda dorada, 
hacia la curva del río. 
Tras los montes de violeta 
quebrado el primer albor: 
a la espalda la escopeta, 
entre sus galgos agudos, caminando un cazador.
(-Amanecer de Otoño- Antonio Machado)
 

Share This